Manifiesto

Desde hace unos años que estamos asistiendo a un cúmulo de agresiones a la democracia en Cataluña. Desde el famoso cepillado del Estatuto hasta la anulación de facto de los votos catalanes a las elecciones europeas pasando por la limitación de la libertad de expresión y de manifestación y muchas otras lesiones a los Derechos Humanos y Fundamentales. Estas agresiones se expresaron en su máxima violencia el primero de octubre del 2017, con un resultado de miles de lesionados, y se han seguido ejerciendo política, judicial y socialmente, por parte del Estado español, con la voluntad de borrar cualquier indicio de la realidad soberana e independiente catalana.

Más allá de los posicionamientos personales respecto a las diferentes opciones políticas que cada uno y una de nosotros podamos tener, y desde la perspectiva de la defensa de una sociedad democrática, estas agresiones nos interpelan a todos y todas a posicionarnos y a unir esfuerzos y voluntades en la defensa de la verdad, la democracia y los derechos fundamentales.

Un ataque a los Derechos Fundamentales sólo se puede responder con una defensa implacable, sin excusas ni matices, sin equidistancias ni desfallecimiento.